Construcción Stearman P17 con impresora 3D

Pues sí, los tiempos están cambiando y con él la tecnología. Echamos unos números y comprobamos que merecía la pena probar.

De hecho, tenemos algunos encargos, pero esperaremos hasta que se le hagan todas las pruebas de vuelo y resistencia.

Lo primero fue comprar la correspondiente licencia a la empresa diseñadora y, una vez con los ficheros de nuestro poder, … ¡a fundir PLA!

Comenzamos por pequeñas piezas de distintos sitios para ir comprobando el peso, resistencia y acabado.

Hay que tener en cuenta que debemos darle el máximo de resistencia con el mínimo peso.

El modelo tiene 61 piezas y necesita 123 horas de impresión.

La ventaja de esta forma de construir es que las jornadas laborales pueden ser de 24 horas, siempre que programes bien los tiempos de trabajo y alejes la impresora del dormitorio

Hemos usado dos Impresoras de BQ, Hephestos 2 y Witbox 2.

Esta última más rápida en sus características, pero en la realidad el resultado es el mismo.

 

La velocidad de impresión está ajustada igual en las dos para que el acabado sea bueno, por lo que en lo único que se aprecia su agilidad es en los ajustes de la máquina.

La maqueta simula el clásico motor en estrella de siete cilindros, donde se aloja el motor eléctrico.

No le faltan detalles como los asientos, parabrisas y hasta los muelles de los amortiguadores del tren.

Programamos la prueba de vuelo para el Sábado 18 de Febrero.

Tuvimos que resistirnos los días previos debido a la expectación que creó.

Ningún socio del Club quería perderse el tan esperado evento.

El piloto para la gran hazaña fue el que suscribe (Antonio Reina) y ayudaron nuestros queridos Nacho y Ricardo García (padre e hijo), el primero como copiloto trimador y Ricardo haciendo un vídeo desde el aire con la maestría que le caracteriza.

El vuelo resultó muy difícil desde el despegue debido a la falta de potencia del motor y al mal ajuste del Centro de Gravedad.

El ajuste del centro de gravedad de un biplano es más complicado que la del convencional; es un tercio de la proyección en cenital de las dos alas, considerando el borde de ataque de la más delantera y de salida la trasera.

Después de escasos minutos decido aterrizar para volver a intentarlo una vez corregidos estos errores.

La aproximación fue muy suave y aterricé con un poco de motor y el morro arriba.

Nada más tocar suelo,  se despegó el fuselaje en el tramo justo detrás del tren.

Como las riostras que sujetan el ala superior van unidas a ese tramo también se despegaron dos módulos.

Conclusión: Hay que aumentar hélice o  elementos de la batería, y reforzar el pegado de ciertas piezas.

Ya de nuevo en el taller desmontamos lo más posible el modelo para poder trabajar de la manera más cómoda.

Queremos ir paso a paso para darle la solución sin exagerar. Somos conscientes de que nos podemos encontrar con otro siniestro, pero, aún así, optamos por el ensayo error.

Pegamos de nuevo el fuselaje con Cianocrilato y reforzamos todo el contorno con un bolígrafo 3D, que al fundir el PLA al mismo tiempo que aplica material queda como una única pieza.

El modelo necesitaba más peso delantero para el ajuste del Centro de Gravedad, así que, para que sea una carga de pago útil, optamos por poner dos baterías en paralelo.

Para aumentar la potencia del motor cambiamos las mencionadas baterías por otras de 4S, por lo que pasamos de 11,1v / 2200 mA a 14,8v /4400mA.

El modelo se pone en un peso en orden de vuelo de 2.460 gramos, que es bastante aceptable.

Una vez todo montado procedemos a la nueva prueba de vuelo y resistencia.

La potencia había aumentado considerablemente; así que me tomo la carrera de despegue con tranquilidad dando gases poco a poco para realizar un despegue elegante.

Tenía que presumir ante los espectadores, pero me salió el tiro por la culata: en plena carrera tropezó con algún saliente o bache de la pista, dejando atrás medio tren izquierdo con rueda incluida, justo en el momento que tiraba de profundidad y levantaba vuelo.

El avión había mejorado considerablemente, permitiendo hacerle un invertido, ocho cubano, caída de ala… comportándose bastante bien.

Después de realizar estas comprobaciones me despido de él e inicio las maniobra de aproximación.

Solo dispongo de una rueda y al otro lado una muleta, así que intento meterlo en pérdida cerca del suelo para que caiga a plomo.

A un palmo del suelo acelero momentáneamente tirando a tope de profundidad y cortando gases.

El avión cae y voltea por la poca inercia que le quedaba.

Aún así, los daños solo fueron en el tren. No hubo nuevos daños.

En el mismo campo de vuelo lo cambié por otro que tenía fabricado y, al rato, estaba de nuevo volando sin ningún problema. Solo había cambiado el color del tren.

Esta es otra de las ventajas de este tipo de construcción. Al disponer de todos los ficheros separados por piezas, solo tienes que poner a imprimir el que te interesa.

NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA

El destino quiso que el avión tropezara y rompiera el tren para demostrar que la soldadura con PLA era efectiva.

 

PRUEBA SUPERADA

Antonio Reina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *